Blogia
|| -= El R!NkøN De LøK!T@ =- ||

Novela

PASION DE MIÑOCAS - Capt 14

 

El sol estaba cayendo, se hallaba en el borde del horizonte dejando todo el cielo rojo anaranjado a su merced, los alcornoques dorados por la llegada del otoño hacian brillar sus copas con el sol, moviéndose suavemente con el ulular del viento, las nubes moradas cubrían la parte superior del cielo y la lluvia se hacia cada vez mas intensa.....

 

Luisa Juana miró a Víctor Manuel tendido en el suelo rodeado de sangre, mas pudo ver q no estaba muerto. Ella deseaba estar a su lado, pero no había tiempo, esto era una batalla y tenían que vencer, pues pronto acabaría todo.

 

 

La otra espada fue directa hacia Jorge Fabrián.

José Marcial había elegido muy bien sus blancos, sabía que María Antonia no lucharía pro lo que no tenia nada que temer.

Al igual que sabía que su hija Luisa Juana x muy dolida que estuviera, no seria capaz de matarlo era sangre de su sangre, o al menos es lo q pensaba.

Solo tenía q eliminar a los enemigos y librar la gran batalla con Pedro Alberto.

 

Jorge Fabrián lanzó una estocada que la espada esquivo con facilidad, seguido una rápida parada para defenderse del ataque de la espada, pero fue demasiado fuerte, consiguió parar el golpe aun q salió despedido hacia atrás; no iva a ser un rival facil, se había dado cuenta de que estas espadas solo se iban a detener con la muerte del portador de la original.

 

 

Francisco Enrique, que oculto tras un árbol había cogido la katana de Víctor Manuel, girándose le dijo "se te acaban los trucos".

José Marcial tornando una sonrisa maléfica contestó "eso crees?".

 

La que atravesaba a Víctor Manuel comenzó a salir despacio,torturando al pobre mayordomo que se iba desangrando poco a poco. Buscando un nuevo objetivo, el jardinero.

Francisco Enrique miro la katana, todos los días podaba el jardín a gran velocidad,con golpes precisos y rápidos con una podadora más pesada, con la katana mas liviana,una espada voladora no iba a ser rival para él, o eso pensó subestimndola. La espada le dio un golpe y el pobre jardinero calló al suelo, pero pronto se levantó y continuó la lucha.

 

"Me lo estáis poniendo muy fácil" rió maleficamente el gran señor.

 

 

Pedro Alberto miro a su alrededor unos instantes, sus dos ayudantes estaba demasiado ocupados con las espadas voladoras; María Antonia estaba aterrada, sabía q no seria capaz de empuñar un arma.

Miró al cielo y vio como apenas quedaban 5 minutos de eclipse y pensó "el tiempo se me acaba"

 

Acto seguido miró a Luisa Juana y de una orden le dijo "ve a buscar a Adela" Luisa Juana le dijo "no! yo me quedo aquí contigo, he venido para luchar y eso es lo que voy a hacer, juntos venceremos".

Pedro Alberto le dijo "esta es mi batalla, esto es para lo que me entrenado cada día, las pesadillas por la noche no me dejan dormir, necesito vencer y he de hacerlo yo; además el tiempo apremia sino consigues liberar a tu hermana nada de esto abra servido y aun q venzamos a este miserable, si tu hermana no llega a tiempo seguiremos malditos para siempre." dijo mirando fijamente a José Marcial, sus ojos se llenaban de odio.

Miró a Luisa Juana unos instantes "AHORA VETE!" le dijo muy brusco.

 

Luisa Juana echó a correr, al tiempo q Pedro Alberto dando un paso adelante comenzaba la batalla a muerte con José Marcial.

Ambos sabían q era la victoria o la muerte pues la batalla acabaría con la muerte de uno de los dos.

 

 

 

Mientras tanto en la torre mas alta del castillo Adela estaba encerrada con el detective custiodiandola desde fuera de las rejas del calabozo.

Desde que la metieron allí no paraba de mirar al cielo contando el tiempo q le quedaba y intentando pensar en como escapar de allí, “Joder mi historia se repite y en el mismo día, de nuevo mi amor librando una batalla de vida o muerte y yo otra vez encerrada sin poder salir.... al menos en la cabaña pude volar la puerta, pero aquí que puedo hacer?” murmuraba rabiosa.

 

Cuando creía q todo estaba perdido, con apenas 6 minutos, de pronto encontró la solución, como una bombilla iluminándose en su cabeza.

Se acercó a la verja y le dijo al detective susurrando "shhhhh, acercate ven".

El detective sentado en su silla sin dejar de mirarla le dijo "no te saldrás con la tuya, callate y estate quieta ahí".

Adela a la que siempre se le había dado bien el arte de la seducción no se dio por vencida, y muy sensualmente le dijo "noto como me miras, tu mirada se consume por el deseo, puedo deducir que no has probado mujer en años.....".

Se soltó su maravillosa melena rubia y rizada, y giro la cabeza bruscamente volviendo a su sitio despacio, mordiéndose el labio inferior y poniendo esa mirada q solo ella sabia poner de gata salvaje.

Con sus 22 años de edad, era una mujer realmente hermosa, que siempre había conseguido encandilar a todos los chicos, sabía que el detective quien la había mirado con esa lujuria tantas veces antes no sería difícil de hacerle caer en sus redes felinas.

Se contoneaba de un lado a otro, su cuerpo meciéndose como una serpiente con suavidad hipnotizaba al detective quien se acercaba despacio.

"Yo ya soy toda una mujer, puedo darte mas placer del q jamás hayas conocido” decía cual cantos de sirena, “olvida a José Marcial, ya encontraras otro trabajo, además mi hermana no le dejara con vida y vendrá a por ti".

El detective se llevó la mano ala cara, haciendo un gesto de dolor, recordando una de las patadas de su hermana.

"Vamos acercate un poco mas, ardo en deseos de tenerte junto ami, olvidemos a Pedro Alberto, ven, hazme tuya, al fin y al cabo tu eres un hombre de verdad".

El detective completamente embobado se acerco.

La chica le dijo "abre la puerta y entra aquí conmigo" con el dedo haciéndole el gesto de venir, y caminando hacia atrás puso su dedo indice en la boca con la mirada fijamente en él, tornando sus ojos.

El detective entro, se acercó, ella lo dejo acercarse, y cuando estaba suficientemente cerca, Adela lo miro a la cara para besar lo y de repente..... lo escupió y sujetándole la cabeza le metió un rodillazo en el estomago tumbándolo.

Fue entonces cuando con el detective fuera de combate por un rato cogió las llaves, y salio de allí, cerrando la verja tras de si dejando al detective dentro, al tiempo que decía “hombres....” y escupía de nuevo al suelo en señal de repugnancia..

 

 

Adela se dio cuenta que eran demasiadas escaleras para bajar y no llegaría a tiempo, pues le faltaban 5 minutos, así q miró a su alrededor en busca de algo que pudiera utilizar para bajar más rápidamente.

Encontró un arpón, se asomo a la ventana y vio que el edificio de enfrente no estaba muy lejos, por lo que lanzó el arpón hacia el edificio de enfrente, en diagonal hacia abajo.

Pasó sus manos esposadas x encima de la cuerda para q no le cortaran las manos y anudó la cuerda a los barrotes de la verja.

Se subió en el alfeicer de la ventana, se agachó y tomando aire se lanzó de golpe cerrando los ojos, cayendo en picado chillando como una loca.

Cuando llego al final de la cuerda, las esposas chocaron contra el arpón, lo que evitó vio que se esmorrara contra la pared. Abrió los ojos y visualizó la situación: había quedado a unos metros del suelo, la caída no sera muy brusca. Agarro con las manos la cuerda y de un giro se subió encima del arpón soltó la cuerda de él quedando libre y saltó cayendo al suelo. Con la caída se dobló un poco el tobillo pero por lo demás solo tenía rasguños sin importancia.

Se levantó del suelo y echó a correr aun q con dolor.

Se encontró de morros con un murito que con sus vestidos aun puestos, no iba a poder saltarlo, por lo que, ando hacia atrás para coger carrerilla y haciendo la voltereta lateral consiguió pasar.

Justo al otro lado llegaba su hermana Luisa Juana.

 

Adela se emocionó al verla pero solo preguntó "donde esta Pedro Alberto?".

Luisa Juana le dijo "luchando, vamos!".

Esta agarrando de la mano a su hermana aun esposada la llevó corriendo al lugar donde había dejado a Pedro Alberto, su tobillo se resentía más le daba igual.

Apenas quedaba 3 minutos de eclipse cuando llegaron.

 

 

Pedro Alberto estaba librando una batalla realmente dura, sabia q nada ni nadie podría despistarle o seria su perdición. Pero al ver a las chicas llegar a lo lejos no pudo evitar perder la concentración tan solo un instante, pero el tiempo suficiente para que José Marcial de un golpe de espada le hiciera perder la suya y lo tirara al suelo.

José Marcial reía a carcajadas al tiempo que le apuntaba con su espada al pecho “Esta batalla es mía muhahaha” decía con su cruel voz.

Pedro Alberto se iba echando hacia atrás seguido muy de cerca de su rival que tenía las riendas de la situación.

El muchacho consiguió llegar hasta donde se encontraba su espada, sabia que no podía cogerla con las manos o se clavaría la espada del oponente, así que haciendo una segada con el pie tiró barro a la cara de su enemigo al tiempo que hizo elevarse la espada, aprovechando la confusión del momento y que José Marcial tuvo que dejar de apuntarle con la espada para poder limpiarse los ojos, Pedro Alberto rodó por el suelo, y se levanto con rapidez cogiendo su espada en el aire, el filo brilló un segundo antes de introducirse en el cuerpo de José Marcial, quien cayó al suelo de rodillas diciendo “Caguen la madre que parió a peneque, Has conseguido vencerme muete”, y acto seguido se desplomó de bruces contra el suelo.

 

Las espadas flotantes cayeron al suelo, y con ellas Jorge Fabrián y Francisco Enrique se dejaron caer pues les faltaba el aire.

 

Adela y Luisa Juana que corrieron hacia allí...

 

Adela al ver a Pedro Alberto se quedo inmóvil unos segundos, sus lagrimas comenzaron a brotar.

Pedro Alberto alzó la vista y la vio allí de pies, con su vestido de novia negro todo roído, descalza sobre el césped que se tornaba en color marrón, el pelo chorreando por la lluvia, la cara manchada de barro, cojeando, y con diversas magulladuras pero a él le aprecia realmente preciosa.

Se quedo quieto de pies con la cabeza bien alta, empapado por la lluvia, su preciosa melena se había convertido en greñas llenas de barro, sudor y sangre, al igual que el resto de su cuerpo, tenía arañazos y una bala en el hombro tapada con un torniquete de cosecha propia, pero nada importaba.

Los dos se miraban fijamente al tiempo que caminaban deprisa, pero a ellos se les hizo una eternidad.

Pedro Alberto la cogió de la cintura y le dijo "se me había olvidado lo preciosa q eres.... y esos ojos de gata salvaje....." Adela paso sus manos aun esposadas por encima de la cabeza del chico.

Este puso su otra mano en el cuello de ella, se miraron a los ojos, y se consumieron en un dulce y apasionado beso, mientras el agua de la lluvia resbalaba por sus mejillas y sus largas melenas.

Justo en ese instante el sol cayo del todo.

 

Lo habían conseguido, la maldición se había roto.

 

Luisa Juana comenzó a llorar emocionada, no podía creer q todo hubiera terminado por fin.

Caminó despacio dejando sentir la lluvia posarse sobre sí, se dirigió hacia Jorge Fabrián a quien preguntó si estaba bien sin detenerse, él le hizo un gesto afirmativo, y ella continuó su camino hacia su jardinero, Francisco Enrique, se dejo caer arrodillada a su lado, lo levanto la cabeza y lo beso con fuerza.

María Antonia salió de su escondite y se acercó a su amado, este al verla sana y salva se levantó para abrazarla y la beso en la frente.

 

La escena permaneció unos instantes así.

 

Adela se separo despacio de Pedro Alberto, estaba ansiosa por soltarse ya las esposas que le mantenían sujeta, este se acerco a José Marcial, con el pie hizo girar el cuerpo yacido en el suelo rodeado de un gran charco de sangre, para coger la llave de las esposas. las abrió y Adela fue corriendo donde Víctor Manuel.

Se agacho y lo abrazo diciéndole "tito te pondrás bien te lo prometo".

Le dio un beso muy tierno en la mejilla, y le cogió de la mano sosteniéndola con una mezcla entre fuerza y cariño.

Pedro Alberto se agachó junto a ella, y le dijo al mayordomo “maestro... te pondrás bien que para algo eres vasco”.

Víctor Manuel asintió diciéndole “Enhorabuena, veo que mis enseñanzas han servido para algo”.

Pedro Alberto dejó caer una lagrima y tras unos segundos pasándola el brazo por el hombro a Adela y le dijo al oído en un susurro casi inescuchable “Te Quiero mi pantera!”.

 

 

Una vez llegada la ambulancia y llevándose a Víctor Manuel, cada uno se marcho apoyándose en su pareja como pudo, pues no era fácil mantenerse de pies después de lo vivido.

 

 

 

Días después Juan Andrés tuvo el funeral que merecía pues había muerto en combate por ayudar a sus amigos.

Los demás se recuperaban de sus heridas de guerra más nadie sanaría sus corazones con esta gran perdida, pues Juan Andrés era muy querido entre ellos.

 

 

 

 

Un mes después, todo había acabado, eran realmente felices:

Adela y Pedro Alberto habían anunciado su boda.

Luisa Juana y Francisco Enrique follaban como conejos disfrutando de la adolescencia, aun q este quiso mantener su puesto como jardinero.

Jorge Fabrián y María Antonia por fin podían mantener su noviazgo con el consentimiento de sus padres, y Jorge Fabrián seguía preparándose para heredar Maneras.

Adela por fin pudo ver a su madre Pepita sonreír a manos del mayordomo.

El reino de Lombricilandia de ahora en adelante pudo vivir tranquilo pues todas las lombrices del reino eran felices con su república.

 

Un buen día se reunieron en palacio, tomando una abundante cena juntos y celebrando la victoria y que por fin todo había terminado.

Todos contaban batallitas de aquel día tan largo que se les tornaba muy cercano.

Jorge Fabrián y Francisco Enrique se les llenaba la boca de orgullo al contar como habían luchado con las espadas voladoras y habían conseguido vencer.

Cogieron una gran jarra de cerveza helada dijeron BRU-TAL!!!!! chocando las jarras en alto, bebiendo, dejándolas fuertemente sobre la mesa y haciendo con gusto "ahhhhhhh"
todos se miraron y se echaron a reír.

 

 

 

~FIN~

 

[Autor: Lokita]

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

PASION DE MIÑOCAS - Capt 13

 

 

"Veo muerte en tu futuro muchacho. Tus decisiones cambiarán el mundo pues esta en tus manos poner fin al mal del mundo. No te he maldecido,no, lo que he hecho ha sido darte poder. Si fracasas todos los que te importan morirán y en el mundo se sembrará el caos. Pero si ganas,preparate muchacho,porque será una cogorza inolvidable".

 

La palabras de esa bruja todavía se oían en la cabeza de Pedro Alberto."Menuda sarta de bobadas" pensó. Estaba amaneciendo y pronto saldría el sol. Seguía sin saber porque su su tío, el señor de estas tierras, José Marcial le había capturado y llevado hasta el castillo, él estaba muy bien con su madre y las cabras, a pesar de la riqueza que le rodeaban ahora.

Le había costado adaptarse a esta nueva vida y 4 años después, ahora que había encontrado al amor de su vida, lo castigan y lo llevan hasta la bruja del reino. Al fin y al cabo solo era un chiquillo de 12 años cuando lo trajeron q podía haber hecho?? miró el amuleto que le había dado su padre, El amuleto de la teta había ido pasando de generación en generación en su familia.

De repente oyó unas voces:

 

La voz firme de José Marcial se escuchó al otro lado de la puerta :”que tal ha ido?”.

La bruja le contestó: “La maldición a sido todo un éxito. El muchacho será un león por el día durante el resto de su vida.”

Bien. Lo encerrare como a una bestia. Me ocuparé de que los guardias vengan lo antes posible, de ahora en adelante lo tendré bajo mi completa vigilancia. No puedo matarle, no asta que pase los 18 años de edad, su padre fue demasiado listo al aplicar ese conjuro de protección sobre el chico. Él es el único que puede frustrar mis planes. Aun no se porque ni como pero es algo que debo investigar. Y cuando llegue el momento le mataré.” respondió de nuevo José Marcial.

Yo esperaré aquí asta que lleguen vuestros hombres” dijo la bruja.

 

José Marcial se fue,las voces cesaron y el muchacho observaba como sus manos se convertían en zarpas. Al rato la puerta de la celda se abrió y los 2 guardias que la abrieron murieron en el acto. El león rugió y hecho a correr hacia la salida. Se alejo a toda velocidad de allí. Desde la ventana la bruja se fumaba un peta mientras le veía huir. Nadie la volvió a ver.

 

 

 

Pedro Alberto soñaba con aquello todos los días desde entonces. Como le habían maldito,como se había fugado, como desde aquel día tuvo q sobrevivir encerrado durante el día sin poder ver a la mujer a la que amaba, habían pasado dos años y cada día la quería más. y todo por una estúpida profecía de la que le había hablado la bruja y él no entendia.

Su camiseta rota, sus vaqueros hechos harapos... joder cuanta mala ostia le estaba entrando,entre sus recuerdos y lo que estaba viendo le hervía la sangre.

Se estaba hartando de tanta tontería.

 

Metió su mano en el bolsillo del pantalón, y apretando con fuerza su amuleto miró al cielo tomando aire. Acto seguido echó un vistazo a la escena al tiempo que sacaba la mano del bolsillo y sujetaba su espada con fuerza mientras la desenvainaba, dijo dirigiéndose hacia sus amigos “Quien tenga miedo a la muerte que lo diga ahora, porque pronto todo acabará. Quedan 10 minutos de eclipse, esto no es la iglesia, tengo prisa y esto se va acabar aquí y ahora. Y algo esta claro: va a morir alguien” sus ojos se tornaron con odio hacia José Marcial.

 

Todos se quedaron callados asta que Luisa Juana desenvaino su espada y dijo: ”No tenías prisa?

Pedro Alberto se rió. Y comenzó la batalla en la que se decidiría el destino de todas las lombrices. La lucha entre el bien y el mal.

 

José Marcial vio que estaba en desventaja. Él, el detective (que ahora además estaba con Adela,y por lo tanto poco iba a hacer en esta batalla) y un gigantesco dragón(su montura real) domado por su hija, contra Pedro Alberto, Jorge Fabrián, Francisco Enrique, Luisa Juana, Víctor Manuel y incluso María Antonia que hasta hacia poco estaba llorando en un rincón.

Tenía que igualar la cosa, pero como? la respuesta era sencilla pero también muy dura.

La bruja no había dado poder solo a Pedro Alberto...

Despacio, muy despacio desenvaino su espada, el filo, negro como su propia alma, era extremadamente fino; era una espada muy liviana pero no solo eso; sino que la espada de repente se dividió en 3. Una en manos de José Marcial, las otras 2 flotaban en el aire como si tuvieran vida propia.

 

Cuando Víctor Manuel comprobó como le atravesaba la primera se dio cuenta de que estaban muy vivas, y el con una casi total seguridad,muy muerto...

Quedaban 6 minutos de eclipse.

 

 

…......................................................................................................

 

¿Que pasará en el próximo capitulo?

¿Sobrevivirá Víctor Manuel a esa herida mortal?

¿Juan Andrés lo enterraran o se lo comerán los buitres?

¿Conseguirá Adela lograra escapar de nuevo?

¿Quien ganará la batalla?

¿Habrá más muertes?

¿La mala ostia y el odio de nuestros héroes sera suficiente contra sus enemigos?

¿Se terminará el eclipse o les dará tiempo a verse?

 

[Autor: Mau]

PASION DE MIÑOCAS - Capt 12

 

[Inciso: Nenes, escuchar mientras la canción que ha elegido la autora para el capitulo, tenerlo suficiente que se oiga, pero no demasiado. Leer despacito. Mejor darle a play xa q cargue y lo pausas y leugo ya lo escuxais del tirón]

 

 

El detective se llevó a Adela, mientras José Marcial reía estruendosamente.

Era la batalla final, tenían que ganar si querían que José Marcial no tomase el mando en el reino.

 

 

Pedro Alberto se terminó de levantar del suelo con dificultad, se arrancó la camiseta y se hizo una venda.

Se dirigió hacia sus amigos, sus pantalones vaqueros ajustados estaban rotos y manchados de sangre, al quitarse la camiseta dejó a la vista su torso firme, repleto de abdominales y sus brazos musculosos, su melena rubia larga y lisa le caía sobre los hombros y mas abajo, donde termina la espalda...En el cuello un colgante apretado de cuero.

 

 

Luisa Juana encendióuna antorcha con una rama que había tirada en el suelo. la hincó en la arena...y con la antorcha se encendió un cigarro, saboreó su Pall Mall mientras sus ojos de odio sedientos de venganza se fijaban en José Marcial.

El fuego se reflejó en los ojos de Pedro Alberto, ojos azules, de color intenso, llenos de rabia y dolor.

Cogió con furia el cigarro de Luisa Juana y lo tiró al suelo diciendo "tu hermana odia que fumes".

Era una situación tan tensa que el ambiente se podía cortar con un cuchillo jamonero.

 

Luisa Juana se emocionó ante el comentario de Pedro Alberto y recordó que su hermana y ella no siempre se habían llevado bien...siempre habían tenido problemas de convivencia y tal...se le saltó una lágrima al descubrir lo mucho que realmente quería a su hermana...

 

 

José Marcial estaba allí plantado con cara de impasible, con un bigote moreno, y pelo repeinado, su precioso traje estaba manchado de sangre, parecía que el agujero que tenía en el hombro no le dolía en absoluto...

Rondaba los cincuenta años así que no estaba calvo del todo, pero se le notaban las entraditas y tal...un gran trabajo el del peluquero tapó toda la calvicie con arte ese día.

 

 

Víctor Manuel que rondaba los cuarenta años iba vestido con un traje marrón que no concordaba mucho en la boda debido a su escasa economía era un traje humilde. La corbata era llamativa. Era bastante alto, de complexión gordita, pelo rizado...

Sus ojos de color negro andaban perdidos, recordando lo mucho que había cuidado a Luisa Juana y Adela cuando habían sido pequeñas, prácticamente había sido una figura paterna para ellas, se le saltó una lágrima al recordar el abrazo que se dieron al reencontrarse, agarró con furia su espada, una katana.

 

 

María Antonia estaba muy asustada, todo lo que había ocurrido aquel día la sobrepasaba, permanecía en una esquina de la escena,, apoyada en un sauce llorón, iba vestida con un traje típico del reino, una falda larga y caída marrón, en un principio era pomposa, con remiendos y encajes pero se los había quitado para montar a caballo, un corsé le subía las tetas al cuello. Tenía el pelo corto y unos ojos bastante dulces e inocentes, rondaba los 16 años de edad...

 

Rodeando a todos y al sauce llorón había un bosque de alcornoques...todo estaba inundado de verde, la densa cortina de lluvia que caía hacía de este paisaje, un paisaje divino.

El sol comenzaba a caer.

 

 

Por último Francisco Enrique al que ya no le quedaba casi nada de su disfraz de príncipe se hallaba con una camisa blanca repleta de sangre, sudor y barro, rasgada, los pantalones se los había rasgado ya que no estaba acostumbrado a esa ropa y las transformó en bermudas con su machete, bastante desiguales, entre los rasguños de la camisa se veía su cuerpo, barriga adolescente, muy morena por el sol, pelo corto y ojos verdes, del cuello le colgaba un precioso colgante que le regaló Luisa Juana a la que miraba con lujuria, deseando pegarle un buen polvo al acabar todo esto xD.

 

 

Luisa Juana miraba a José Marcial con gran odio, intentando penetrar en sus ojos y adivinar sus pensamientos, pero esos ojos eran impenetrables, parecían yacer sin vida, sin chispa...eran vacíos y oscuros y Luisa Juana se perdía en ellos y en la sed de venganza.

 

Jorge Fabrián no paraba de mirar a María Antonia, unos días antes estaba resignado a perder el amor de su vida, y se cruzó con la suerte al recibir la carta de Adela, Jorge Fabrián realmente amaba a María Antonia, la miraba con ojos dulces, miraba como asustada comenzaba a llorar. Estaba preparado para luchar, se apartó el pelo de la cara haciéndose una coleta, y palpó por unos segundos la tensión que había en el ambiente...miró a todos y cada uno de sus amigos analizando y descubriendo sus pensamientos, sus caras, cada parpadeo, cada susurro, cada gota de sudor...

 

 

Unos segundos se hicieron eternos, esta situación parecía que iba a durar horas, días, años, una eternidad...

 

 

..................................................................

 

¿Que pasará en el próximo capitulo?

¿Se pondrán a luchar?

¿Será José Marcial el que gane con su astucia o nuestros amigos son demasiado numerosos?

¿Se pegarán entre ellos?

¿Cuanto quedará para el final?

 

[Autor: Lagavi (ayuda en las descipciones de los personajes: Lokita]

 

PASION DE MIÑOCAS - Capt 11

 

Adela no paraba de andar de un lado a otro dentro de la cabaña, estaba demasiado nerviosa como para sentarse a esperar.

Intentaba pensar como conseguir abrir aquella maldita puerta, lo había probado casi todo y nada había funcionado: primero se quitó una horquilla de su precioso peinado para intentar abrir la cerradura pero no dio resultado; también lo intento con una tarjeta de crédito pero nada; Aun con sus tacones metió una patada a la puerta pero solo consiguió caer para atrás; también lo intento a base de empujones con el hombro y diversas partes de su cuerpo y solo había servido para hacerse magulladuras.

Piensa Adela piensa, tiene que haber alguna forma de abrir la puerta” Se decía a si misma.

María Antonia sentada en el sofá, frustrada de ver a Adela le dijo “No vas a conseguir abrirla, lo has intentado en numerosas veces y nada te ha dado resultado, siéntate ya y tranquilizate, ya vendrán”

No se como puedes estar tan tranquila ahí sentada estando también tu novio en combate..., quedate ahí si quieres sin hacer nada, pero yo voy a abrir esta maldita puerta por mis huevos, no se como, pero yo la voy a abrir, y voy a ir en busca del hombre que amo” Le dijo con tono de reproche.

Adela se quedó quieta unos instantes y empezó a rodear la habitación con la vista, en busca de algo que la ayudara. De repente vio a través de la puerta del baño un botiquín de primeros auxilios y se dirigió hacia allí, lo abrió, vio una botella de alcohol de 96º y pensó “esto puede servir”.

Busco por el resto de la cabaña un trozo de tela y una botella de cristal a poder ser pequeña.

Le pidió fuego a María Antonia, pero esta no fumaba.

Ella la miraba extrañada “Se puede saber que estas haciendo?”

Adela se sentó en el suelo, se quitó los tacones, se quitó todas las horquillas del pelo ya que le molestaban clavándose en su cabeza, y se hizo una coleta, al mismo tiempo le respondió “Creo que he encontrado la solución al problema” rió a gusto, y continuo “Ven! ayudame a buscar algo para prender fuego”

María Antonia pensó “Donde ponía Jorge Fabrián las cerillas?” se levantó se acercó a la chimenea y, abriendo la puerta de uno de los armarios superiores sacó una caja de cerillas, la abrió y vio que solo quedaban dos y le dijo “Te sirve?”

Adela la miró y dijo “Perfecto!!”

María Antonia se acercó y le entregó la cajita aun inquieta por saber que haría esta.

Adela cogió uno de los sillones, y lo puso en mitad del pasillo, a modo de trinchera.

Seguido miró a María Antonia parada en mitad del salón “Pero que haces ahí quieta insensata!!!!! no ves que voy a volar la puerta???? Anda ponte detrás de aquel sofá y cúbrete”

La muchacha obedeció y movió un poco el sofá separándolo de la pared y se metió allí detrás y cogió un cojín para taparse la cara.

Adela se arrodillo tras su fuerte echando el alcohol en la botella de cristal que había vaciado previamente, introdujo el trapo por la boquilla, bien metido en el alcohol y dejando un poco fuera.

Sujetó la botella con las piernas, mientras encendía la cerilla, de los nervios del momento la primera cerilla se rompió “Mierda!” Dijo Adela, cogió la otra y pensó “Vamos tu no puedes fallarme”.

Con mucha rapidez, prendió fuego al trapo dejo que el fuego bajara un poco y lo lanzó con fuerza hacia la puerta y se agachó tras el sillón.

De repente PLUMMMMM la botella explotó y con ella la puerta.

Adela esperó un momento a que el humo desapareciera, y levantó la cabeza despacio, y de pronto se puso a pegar saltos de alegría y a chillar “María Antonia ven!!!! que lo hemos conseguido!!!”

 

Adela salió corriendo hacia el caballo que se encontraba atado junto a un poste de madera, sus pies descalzos notaban la hierba húmeda, la chiquilla se quedó junto a la puerta, Adela al ver que no la seguía se giró diciendo “yo me voy en busca de mi amado, vienes o te quedas?”.

María Antonia le dijo "voy voy, también esta mi novio allí, como dijiste antes, pero esto es una locura, no tenemos armas ni nada" Adela cogiéndole la mano le dijo “No te preocupes, no tendremos armas pero tenemos valor, y con eso yo lucho con guardias, con José Marcial o con un dragón si hace falta".

Adela montó sobre el caballo blanco, María Antonia montó detrás sujetándose con fuerza al cuerpo de su compañera de batallas, y comenzaron a cabalgar con rapidez.

María Antonia pregunto “¿Oye donde vamos?, ni siquiera sabemos donde están”, Adela respondió “Hacia el castillo, tengo un presentimiento que debemos ir allí”.

 

De repente el caballo freno en seco y relinchando alzó sus patas delanteras

"Soooo, tranquilo caballito"le susurró mientras acariciaba su lomo; Seguido miró hacia arriba "Oooooooh dios mio que es eso?" añadió boquiabierta, María Antonia le contesto en tono burlón "no decías que luchabas hasta con un dragón? ahí lo tienes" Adela dijo "muy graciosa, era irónico".

 

Se bajaron las dos del caballo quedándose inmóviles.

De repente llego Víctor Manuel a caballo, y na más bajarse Adela corrió hacia él; El mayordomo la abrazó "Pequeña, ¿estas bien?", ella asintió, "y mi madre, ¿como esta?" "bien, se la llevaron a casa al irte tu". Se mantuvieron así.

En unos instantes el dragón aterrizó y Adela asustada se fijo que había alguien encima de él, y dijo eufórica "Es Luisa Juana!!!! reconocería esa larga melena negra donde fuera" al bajar del dragón, María Antonia corrió hacia Jorge Fabrián y le besó, preguntando si estaba bien.

Adela se apresuro a Luisa Juana y viéndola toda arañada y llena de sangre se asustó "hermana, ¿estas bien?" ella le dijo que si.

Adela miró a su alrededor y viendo q no estaba Pedro Alberto le cojio la mano a su hermana con fuerzas y casi sin voz le dijo titubeando "donde?, donde?, donde esta? noooooo, no puede ser!!!! dime q no..... q no ha...."

Luisa Juana la interrumpió "tranquila hermana, Pedro Alberto esta bien, un poco herido, pero nada grave, viene de camino".

Más calmada preguntó "y los demás?", Luisa Juana continuó "Francisco Enrique viene con el....... " y cogiendo aire, añadió "Juan Andrés cayó en la batalla", la niña abrazó a su hermana diciendo con voz muy tenue “lo siento”.

 

Unos aplausos pausados y sarcásticos interrumpieron el momento y apareció José marcial de entre las malezas, a quien los demás no habían visualizado aun, diciendo "Muy bonito el reencuentro, me voy a emocionar y todo, pero el sol está cayendo, Pedro Alberto no llegara a tiempo, y no romperéis la maldición, y el reinado será mio para siempre muhahhahahahahaha".

Jorge Fabrián que estaba detrás de el, y acordándose de la canción "visita a un bar nazi" y al ver que no le quedaban armas, salto a su cuello y a dentelladas le pego un bocado, arrancándole un trozo de piel que acto seguido escupió con repugnancia.

 

Una sombra apareció a lo lejos que se iba acercando lentamente, eran Pedro Alberto y Francisco Enrique montados sobre un burro

Y al instante Pedro Alberto cayó al suelo. Todos quedaron perplejos y se vio aparecer al detective, de detrás de un matojo con una pistola en la mano de la q salia el típico humillo de acabar de ser disparada.

Adela hizo acción de salir corriendo, mas José Marcial le agarro del brazo "¿A donde te crees q vas?".

 

El apuesto joven se levantó del suelo y desde lejos dijo "tranquilos solo me ha dado en el hombro, aun queda Pedro Alberto para rato"y echó una carcajada.

Adela se giro hacia José Marcial y le dijo "Tomame a mí, es lo que quieres, pero dejale a él tranquilo. pero que sepas que jamás conseguirás el reinado, mi padre era mucho más hombre de lo que tu seras jamas!, ni mi madre ni yo firmaremos nunca".

"Eso ya lo veremos" contestó José Marcial "Veremos lo que es capaz de hacer tu madre por su niñita".

Y lanzando a la chica sobre el detective le dijo, "llevatela y encierrala".

El Detective le puso unas esposas en las muñecas a Adela, y dándole la llave a José Marcial, la cogió como si de un saco de patatas se tratara y se la llevo.

 

 

.........................................................

 

¿Que pasará en el próximo episodio?

¿Pedro Alberto realmente estará herido o estará grave y lo habrá dicho para mantener la calma?.

¿Conseguirán toda esta cuadrilla detener a José Marcial?.

¿Conseguirá escapar Adela desde las manos del detective a tiempo?.

¿Q harán nuestros protagonistas?.

¿Caerá la noche y se quedará la maldición para siempre?

 

[Autor: Lokita]

 

PASION DE MIÑOCAS - Capt 10

 

José Marcial galopaba a lomos de su caballo color chocolate, había galopado intensamente unos 20 kilómetros y sabiendo que tenía a esta gente entretenida con el demonio ojete, decidió parar el galope e ir trotando suavemente mientras reía.

Visualizó al detective rondando por aquellos lares cual cucaracha nauseabunda, pero decidió seguir su camino sin reparar en aquella comadreja haciendo como que no le había visto.

 

De repente en mitad del campo de trigo, a la vez que trotaba con su caballo vio en el cielo algo negro, era el demonio del ojete!!, “Pero...que hacía allí aquel demonio?? No estaba luchando en la iglesia?? Pero que coño es lo que lleva a lomos?? Es mi hija Luisa Juana!!! Mierda!!!” pensó completamente perplejo.

Así que empezó de nuevo un galope que sabía que era inútil.

 

José Marcial se encontraba rodeado, en el cielo estaba siendo perseguido por el demonio del ojete y detrás tenía a Víctor Manuel en su hermoso caballo negro así que decidió parar.

De repente apareció Adela quedando fascinada ante tal alboroto.

Sabía que los demás no tardarían en llegar, así que freno su galope y se escondió entre los matorrales.

 

 

 

En la iglesia, Pedro Alberto se encontraba inconsciente en el suelo, cuando todos vieron al demonio del ojete se acojonaron, Luisa Juana se acercó, quitándose sus largos guantes negros de cuero que llevaba y soltándose el moño dejó caer su larguísimo pelo negro, estaba manchada de sangre y no paraba de sudar, olía peor que el sobaco de kuntakinte, se acercó al monstruo mientras los demás no dejaban de gritar “¡¡Pero que coño haces insensata!!” Acarició el morro de la bestia, y la bestia soltó un grrr tipo gatito inofensivo, los demás quedaron perplejos ante aquella escena. Luisa Juana y la finura que la caracterizan los miró con resignación y les dijo “Por dios he estado cuidando a este pequeño demonio ojete desde que era pequeña”...Así que montó a lomos del bicho y abrió la puerta de la iglesia.

 

Luisa Juana le dijo a con Jorge Fabrián que montara con ella en aquel terrible monstruo, Jorge Fabrián estaba acojonado, además del pánico que tenía a volar, más se subió, se agarró fuerte a Luisa Juana y pronto se acostumbró.

Se elevaron en el cielo, sus dos melenas negras bailaban al ritmo del aire. Jorge Fabrián llevaba una armadura al estilo esparta, sus músculos y abdominales se divisaban por doquier, y el pequeño calzoncillo que llevaba no dejaba espacio a la imaginación.

 

Mientras tanto abajo, Víctor Manuel decidió montar en un caballo negro, era el caballo más precioso del reino, había ganado numerosas carreras y era un caballo bastante cotizado. Montó a galope y en pocos minutos no se le divisaba.

 

Francisco Enrique y Pedro Alberto montaron otro caballo que alguien había dejado "aparcado" en la puerta, era bastante torpe y lento así que tardaron en llegar.

 

Mientras tanto en la cabaña Adela seguía desesperada, no aguantaba mas así que fabricó una bomba casera y explotó la puerta, salió corriendo, se dirigía al castillo, algo le decía que tenía que ir allí.

 

 

..........................................................................

 

¿Qué pasará en el próximo capitulo?

¿Llegarán a tiempo Pedro Alberto y Francisco enrique con el torpe caballo?

¿Empezarán una lucha encarnizada con José Marcial?

¿Empezará a llover y a Jorge Fabrián se le borraran las marcas a lápiz de los abdominales y además se le rizará el pelo?

¿Conseguirá Luisa Juana romper el hechizo de mujer respetable tirándose un eructo en la boca de Jorge Fabrián?

 

 

[Autor: Lagavi]

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

PASION DE MIÑOCAS - Capt 9

 

La lucha continuaba,los cadáveres se contaban por decenas. Solo nuestros héroes y sus enemigos mas letales seguían luchando.

José Marcial sabía que si la cosa seguía así no tardarían en acabar con él, a pesar de la marea de soldados que se interponían entre ellos. Con la lanza aun clavada en su hombro no era rival para ellos, necesitaba huir y reponerse de sus heridas y esto le llevaría algún tiempo. Debía huir lejos y cuanto antes lo hiciese mejor. La idea que se le ocurrió le daba miedo incluso a él mismo,pero era la única forma de huir de allí y evitar que sus hombres siguieran siendo masacrados. Rebuscó en su bolsillo desesperado en busca de lo que necesitaba.

 

Luisa Juana,enloquecida de ira por la muerte de Juan Andrés,empezó a hostia limpia con todos. Aun a día de hoy no se han encontrado todos los dientes que salieron volando de las bocas de sus enemigos,a golpe de patada giratoria.

El detective era lo suficientemente inteligente como para saber que seguir luchando era un esfuerzo inútil y que con Luisa Juana ocupada, esta era su oportunidad de huir."Vive hoy,lucha mañana".Esas fueron las palabras que se le pasaron por la cabeza. Demasiado tarde comprendió que ya era tarde para huir.....ese sonido.....

 

Nuestros pequeños saltamontes: Francisco Enrique, y Jorge Fabrián luchaban sin cesar, pero aun el sentido del humor estaba presente en ellos, pensaban que era mejor reírse de la situación que ponerse a llorar.

Jorge Fabrián que había llegado mas tarde le miro con una sonrisa a Francisco Enrique diciendo:“¿Cuantos llevas?!!.”

Francisco Enrique rebanando otra cabeza le contestó: “34!”

Auch mierda! Aun me quedan unos cuantos para alcanzarte, llevo 20... aquí van a llover ostias como panes!” rió Jorge Fabrián a golpe de espada.

Lo que no sabían era como iba a cambiar todo en apenas un instante

 

Pedro Alberto continuaba su lucha mientras veía a José Marcial ascender por las escaleras del campanario con una mano en su bolsillo.

De un golpe de espada eliminó a los 2 soldados que tenía delante, pero seguía completamente rodeado. Finta,tajo,parada y tajo otra vez. 4 cabezas habían salido volando pero aun le rodeaban una treintena de ellas.

De repente 2 katanas comenzaron a volar entre sus rivales... Víctor Manuel había llegado.

Pedro Alberto sabía que Víctor Manuel era todo un maestro, pues fue él quien le enseñó todo lo que sabía y por tanto podía ocuparse de todo, y él ganaría tiempo para ir a por su verdadero rival.

Corrió a las escaleras y subió a lo alto del campanario, pero cuando llego allí no encontró a José Marcial. Una cuerda en la ventana indicaba que había huido, sin embargo visualizó algo... había una piedra roja brillando en el suelo pero por poco tiempo...

 

Cuando José Marcial llego abajo soplo aquel silbato negro con todas sus fuerzas. El sonido extremadamente agudo resonó por toda la zona. Cogió su caballo y comenzó a galopar, sabía que había ganado tiempo de sobra para huir aunque el precio sería caro si lo que había invocado le encontraba algún día.

 

La piedra roja estalló por los aires, fue lo ultimo que vio Pedro Alberto pues una enorme cola se estampó contra su cara y el sonido de un "ZAS!!EN TODA LA BOCA!!!" dicho por una voz infernal. Después cayó por las escaleras y quedo inconsciente en el suelo.

 

El detective ya conocía la bestia que había atravesado el techo y que había aterrizado sobre el altar mirando a sus enemigos.

Aquella bestia tenia una cola llena de pinchos excepto en su extremo.2 alas negras y una boca llena de colmillos, 2 cuernos gigantes y sus ojos llenos de ira. Aquella bestia era el demonio del ojete.

Había nacido de un huevo que puso José Marcial en sus tiempos mozos, la bestia había ido creciendo y ganando poder y por ello José Marcial la había encerrado con un conjuro en el interior de un rubí mágico.

Todas las puertas fueron cerradas por los soldados de José Marcial. Nuestros héroes y el detective se habían quedado demasiado asombrados al ver a esta gigantesca criatura. Sin ninguna salida tan solo les quedaban 2 opciones:MORIR O LUCHAR!!

 

 

...........................................................................

 

¿Que pasará en el próximo episodio?

¿Conseguirá José Marcial huir lo suficiente como para escapar de aquella bestia?

¿El demonio del ojete se comerá a nuestros amigos?

¿Y el detective, que es lo que hará?

¿Que pasará con nuestros amigos?

¿Y Adela, se quedará de brazos cruzados en su cabaña?

 


[Autor: Mau]

 

PASION DE MIÑOCAS - Capt 8

 

Adela no quería irse, pues sabía que la única oportunidad que tenía de ver y besar a su amado era esa, y por tanto poder romper la maldición, temía que si se acababa el eclipse todo habría terminado, todo el esfuerzo hubiera sido en vano pues volverían a estar malditos para siempre, eso si no acababa su historia con la muerte.

 

Juan Andrés haciendo caso de Pedro Alberto, cogió a Adela en brazos, para sacarla de allí mientras ella pataleaba y gritaba “Nooooo, Dejarme aquí!!! Suéltame! Yo también quiero pelear!!”

 

En la puerta, Jorge Fabrián esperaba montado en el caballo negro, donde Juan Andrés subió a Adela. Una vez subida Jorge Fabrián galopó con fuerza seguido de su novia María Antonia en el caballo blanco hacia un lugar seguro.

Jorge Fabrián la llevo a una pequeña cabaña, muy bonita por cierto, escondida en el bosque, donde muchas otras veces había estado allí con María Antonia.

Adela se negaba a quedarse allí, quería regresar con Jorge Fabrián y luchar por el amor de su vida, y ayudarlo; le reconcomían los nervios dejando allí solo a Pedro Alberto librando esa gran batalla sin saber que iba a suceder, mas no la dejaron.

María Antonia se quedó en la cabaña con Adela, y Jorge Fabrián al marcharse cerró la puerta con llave para que ni Adela saliera, ni nadie pudiera entrar.

Caminó unos segundos dejando la cabaña a sus espaldas, miró hacia atrás, tomo aire, pues sabía que allí las dos mujeres estarían a salvo, y se montó de nuevo en el caballo galopando con mucha rapidez para volver con sus nuevos amigos.

 

 

Mientras tanto en la iglesia, Pepita lloraba desconsolada, apoyada en brazos del mayordomo, el desastre que allí habitaba la inundaba y no le quedaban fuerzas ni para levantarse.

El mayordomo le ayudó a salir fuera apartando a quien se pusiera en su camino, y dejándola en el coche, ordenó al chófer que la llevara a casa.

Pepita le dijo “Víctor Manuel, tu no vienes?” el soltándola la mano le dijo “Yo he de quedarme aquí, seré un mayordomo, pero ante todo soy un hombre, yo también puedo luchar, cualquier ayuda es poca para los chicos”

 

Francisco Enrique ayudaba a Pedo Alberto a luchar matando soldados.

Juan Andrés una vez dejada a Adela en manos de Jorge Fabrián volvió a entrar por la puerta gritando “Ya estoy aquiii! VAMOS A LUCHAR PUES ESTA NOCHE CENAREMOS EN EL INFIERNO!”

Luisa Juana dándose cuenta que Juan Andrés no tenia arma, visualizó una espada tirada a unos metros de ella, dio una voltereta lateral para alcanzarla y silbo con fuerza para que Juan Andrés la mirara.

Le lanzó la espada y este de un salto la cogió. Pero no se dio cuenta que José Marcial estaba justo detrás y al girarse este le clavó el cuchillo en el costado. Juan Andrés cayó de rodillas al suelo.

Pedro Alberto al verlo grito “Noooooooooooooooooooooooooo!!!!! Tu lucha es conmigo!”

Y comenzó a luchar contra él.

Al mismo tiempo Luisa Juana corrió hacia su prometido, se arrodilló en el suelo, y lo ayudo a tumbarse, apoyándolo sobre su regazo, apretando la herida con fuerza para que no se desangrara, besándolo en la frente le dijo “Por favor no te mueras ahora, tienes que aguantar”.

Juan Andrés en su ultimo suspiro le dijo “creo que es demasiado tarde, pero al menos se que he muerto con honor”.

Su mano se abrió cayendo la espada al suelo.

 

Luisa Juana con sus ojos cubiertos en lagrimas, dejó a Juan Andrés en el suelo, miro la espada, y con sus manos ensangrentadas la cogió, levantándose con rapidez dijo “ESTO ES LA GUERRA! No dejaré que Juan Andrés haya muerto en vano!”

 

De pronto apareció un tío mazadisimo en plan Rambo que con una metralleta se puso a cargarse a todo el mundo, y le dijeron “oye oye, que te has equivocado de película” miró alrededor y dijo “ostias! Es verdad!” y con las mismas se fue.

 

En ese instante apareció Jorge Fabrián, bajando del caballo y empuñando su espada dijo “¿Me echabais de menos?” y se unió a la batalla.

 

..................................................................................................

 

¿Que ocurrirá en el próximo capitulo?

¿Luisa Juana vengara la muerte de su prometido?

¿Morirá alguien más de nuestros personajes?

¿Lograran salir de allí todos victoriosos?

¿Conseguirá Pedro Alberto vencer a José Marcial o este tendrá más ases en el bolsillo?

¿El mayordomo realmente sabe luchar?

¿Donde está el detective?

¿Conseguirán poder besarse Pedro Alberto y Adela para romper la maldición?

 

 

[Autor: Lokita]

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

PASION DE MIÑOCAS - Capt 7

 

 

Pedro Alberto se detuvo unos instantes y observo la situación a su alrededor, la gente corría despavorida, delante José Marcial tenía sujeta a Adela amenazándola con un cuchillo, por lo que no podría hacer ningún movimiento pues la mataría.

A su espalda Luisa Juana continuaba su lucha con el detective ya que este era experto en las técnicas del jiu jitsu y por lo tanto no era un rival fácil.

Y al fondo Juan Andrés y Francisco Enrique seguían luchando pero los enemigos no paraban de llegar y el agotamiento cada vez se iba haciendo más presente.

Pedro Alberto sabía que si la cosa seguía así, pronto acabaría todo,así que tomo una decisión desesperada para salvar a sus amigos.

 

Todos sabían que José Marcial solo quería ver a Pedro Alberto humillado para después matarlo.

En su armadura se veía reflejado todo el caos. Entonces supo que hacer.....

Se quitó el casco y lo dejo en el suelo

El escudo que tan bien le había servido lo dejo caer.

Su lanza de guerra y su espada, sus fieles armas, tintinearon al caer a su lado.

 

Pedro Alberto dejándose caer al suelo, arrodillado dijo mirándole fijamente: “José Marcial!!!......,me rindo. Estoy indefenso y completamente desarmado. Puedes matarme aquí y ahora, pero debes soltar a Adela y dejales marchar a todos.”

José Marcial no podía creer lo que veía, estaba desconcertado, pero le invadió un sentimiento de alegría y dijo "muy bien que se vayan" y soltó a Adela dándole un empujón hacia un costado y ordenó a la guardia que cesara la lucha.

Adela estaba inmóvil pues había sucedido todo tan deprisa que no podía moverse.

Pedro Alberto llamó a Juan Andrés y le ordenó que alejara a Adela de allí Esta se negó pero Pedro Alberto insistiendo le dijo que no se preocupara, “Prefiero saber que tu estas a salvo” le dijo.

 

Todas las peleas se habían detenido y unos cuantos soldados rodearon a Pedro Alberto mientras José Marcial se reía, completamente eufórico.

 

Entonces fue cuando sucedió. Recordó lo que había pasado por su mente para desarmarse

El casco le asfixiaba y no le dejaba ver. Su blanco estaba lejos en lo alto del altar mientras que el estaba en el pasillo,entre los bancos de los invitados,así que no podía fallar.

El escudo le desequilibraba,quitando le precisión

De repente cogió su lanza en un rápido movimiento y la lanzo con todas sus fuerzas al objetivo.......

 

José marcial recibió un duro castigo pues la lanza le atravesó el hombro. El grito de dolor inundo la iglesia.

Pedro Alberto sin perder ni un segundo recogió su espada, y levantándose hizo un giro de 360º con ella y mató a los soldados que le rodeaban. Al grito de ESTO ES ESPARTAAAAAAAA!!!
la lucha comenzó de nuevo.

 

..............................................................

 

¿Que pasará en el próximo episodio?

¿Matará José Marcial a Pedro Alberto?

¿Adela habrá salido de allí sana y salva?

¿Lograrán vencer nuestros amigos?

¿Quien matará mas soldados Juan Andrés o Francisco Enrique?

¿Vencerá Luisa Juana con su estilo de Chuck Norris, o el detective a lo Bruce lee?

 


[Autor: Mau (arreglos de Lokita)]

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres